Siempre digo que podría haberme muerto repitiendo qué es y qué no es peronista

A propósito de la Primera Edición del Festival de Poesía del Riachuelo y la reciente convocatoria a concursos, hablamos con su creador Carlos Godoy. Además de brindarnos detalles sobre este nuevo proyecto repasamos cada uno de los libros de este escritor indispensable para entender el vínculo entre la literatura y politica.

Nicolás Guglielmetti

Ph: Julieta Bugacoff

La sensación que tengo al repasar los tÍtulos es que en tus textos hay una decisión constante de alejar la escritura de cierta zona de confort . Ya sea por la elección de los temas o lo formal pero uno te lee y, a la par de hacer una lectura lineal, siempre está tratando de descular la operación de escritura que ahí se trama. En la Escolástica peronista ilustrada, por ejemplo, aparte de retratar la época la idea era plantear una noción no teórica del Peronismo. Como una tesis del peronismo cultural. Un peronismo más antropológico si se quiere...

 

Sí. Yo creo que el desafío de cualquier producción artística es el de no repetirse manteniendo una línea de pensamiento y una línea estética. Siempre digo que podría haberme muerto repitiendo qué es y qué no es peronista. Pero el libro que le sigue a la EPI es un libro de poesía lírica, católica y rural (La temporada de vizcachas). Yo trato de que cada libro le conteste al anterior. Y cada libro también trata de pensar el presente desde el que se publica y se enuncia. Cuando publiqué Jellyfish el año pasado no se entendía qué es lo que estaba haciendo. Yo había publicado en el 2014 una novela distópica en Malvinas. Pero Jellyfish es una respuesta a la escritura, a los lectores y a la ansiedad de que publique la segunda parte de La Construcción.


El mensaje sería "¿no ven que el momento histórico del país me está pidiendo otra cosa?"

Ja, no sé muy bien si ese es el mensaje. Quizás sería: “voy a publicar la segunda parte de La construcción cuando yo quiera o cuando más bien, vea que va poder ser mejor recibido. Y en esta instancia me interesa más trabajar en un libro de coyuntura explícita”. Ojo que La construcción es una novela que ya estaba lista en el 2012, la idea era que la publicaran cuando fueran los 30 años de la guerra de Malvinas. Pero bueno, a nadie la interesó, nadie la vio. Y además yo realmente tengo la fantasía de hacer una obra que sea útil en términos sociales y Jellyfish es un libro súper práctico y que plantea lo que es en esencia el problema del aborto legal dejando de lado a la idelogización de un problema de salud pública. Práctico en el sentido de que es un tutorial. Manuales sobre el uso de misoprostol hay y buenos. Pero tutoriales, solo Jellyfish.

Profundizame un poco acerca de lo que tramaste en La Temporada de vizcachas. ¿Cómo funcionaba en respuesta a la Escolástica Peronista?

Que la EPI es un poema pop, contemporáneo, hitero y LTV es un poema prácticamente en las antípodas. Como volviendo a las raíces, ponele.
 

Continuando con la Escolástica también uno podría agregar toda esa toma de posición , toda esa carga ideológica está introducida a través de una forma poética... ¿Por aquellos años vos ya te le animabas a la narrativa o fue la Escolástica Peronista en ese registro porque era el único que manejabas por aquel entonces?

A la EPI suele considerársela poesía por la administración fragmentaria del texto. Es decir porque está escrita en verso libre, sin rima, aunque quizás sea más un texto de tesis, de ideas. Es twitter antes de twitter, como La soledad del lector de Markson. En la segunda parte ya hay un claro trabajo más narrativo. Yo siempre creí que escribía narrativa pero me decían que lo mío era poesía y así fui entendiendo que "eso" era "poesía" y de ese modo conseguí que me publicaran y que me lean.

¿Cómo fue el proceso de edición de ese libro un poco de culto? . Tuvo su aparición en el blog y después salió en la Funesiana hasta la final edición con Ilustraciones de Santoro...
 

Sí, lo escribí en la época de efervescencia de los blogs. Yo ya había publicado Prendas (2005) por Gog y Magog y andaba viendo qué era lo próximo a escribir. Prendas había sido un buen debút, lo habíamos presentado junto con Paniagua de Martín Rodríguez y Rosario de Alejandro Rubio. Y viendo un poco lo que pasaba con el kirchenismo desde Córdoba me senté un día en casa de mi madre en una compu de escritorio que compartíamos con mis hermanos y empezó a salir, como un rap, como un free style. Después hubo trabajo de corrección, de armado, de organización y finalmente escribí la parte del medio, la que decía más arriba que es la parte narrativa del texto, como para dar un poco de respiro a ese rap repetitivo e incansable. Lo subí a mi blog de ese momento (creo que es cralo.blogspot.com) y empezaron a llegar los comentarios, los mensajes. Me di cuenta que había hecho algo. En ese momento la editorial funesiana era Terranova y Funes. Había un trabajo en conjunto. Terranova me ofreció publicarlo, nos juntamos, lo corregimos y ahí salió la primera versión. Después Daniel Durand hizo la editorial de libros objeto Chapita y me pidió un texto, había varios por los que él estaba interesado, pero en una charla me preguntó tímidamente si le daba la primera parte de la EPI y le dije que sí y así salió otra versión más reducida de la EPI. Y finalmente Daniel Santoro un día me mandó un mail diciéndome que estaba realizando unas pinturas, unos cuadros de 60x60 en blanco negro inspirado en la EPI y que estaba pensando una muestra que se iba a llamar así: Escolástica Peronista Ilustrada y que quería que hiciéramos un libro. Así que nos pusimos a trabajar en eso y salió el libro que está en Interzona. Puede que suene medio soberbio pero creo que es un libro que salió de la C y llegó a la A. Hizo todo el camino del ascenso y con el mail en mi casilla de Daniel Santoro, el libro había llegado al mejor lugar donde podía llegar.

El blog era eledesubsistencia.blogspot y me acuerdo que tenía ese efecto de troqueles -agujeros de las hojas de talonario que para la época era más que novedoso. La verdad que si ...un pasaje de la C a la A pero de ninguna manera azarosa. Desmenuzando el proceso de edición del libro y los amigos escritores intelectuales que de alguna manera estuvieron junto a vos en ese momento, habla a las claras de una manera de pensar la literatura como algo colectivo también. Entendiendo bien, desde el vamos, el rol de las diferentes personas que intervienen en la publicación de un libro más allá del laburo concreto de uno aislado escribiendo …
 

Es verdad, el blog se llama así. Mucho mejor que Cralo y a la vez también es una declaración de principios, por así decirlo. Sí, la literatura es algo colectivo, pero también es al mismo tiempo algo muy solitario y personal. Es decir que es un producto social pero en el que uno, como escritor, aporta un componente muy íntimo y privado. La socialización, la colectividad, lo comunitario, acciona, moviliza e interviene; pero siempre y cuando el escritor o el autor del texto ponga sobre la mesa su profundidad más personal. Yo escribo con mi familia, mi pareja y los amigos que veo más seguido en esos momentos. Cada charla, cada café, cada momento compartido, es una contribución a la escritura.

En Suggar blueberry , suggar blueberry hay un cruce entre narrativa y poesía mediado por un intercambio epistolar 2.0 entre una persona y sus parientes del interior... Una analogía entre una colonia de cotorras australianas y el tedio de un laburante en la gran urbe subyace el texto que, si se quiere, también tiene ribetes sarcásticos, de experimento científico. Como que en ese texto además de la mutación de la poesía a la narrativa ya se vislumbraran pespuntes de tu humor corrosivo...

 

No sé si será humor. No sé bien qué es. A mi me cuesta mucho escribir y casi siempre lo que escribo me parece horrible y entonces genero algunos mecanismos de supervivencia que forman parte más de mi íntima y conflictiva relación con la escritura que con los gestos artísticos o estéticos que yo pueda tener en la expresión escrita. Y eso tiene que ver con que me tengo que divertir. Cuando estoy solo con el procesador de textos en un cuarto encerrado sin muchas comodidades y con la cabeza metida 100x100 en la producción, esas pequeñas variaciones de humor son como mimos que me hago a mí mismo para seguir adentro del texto y para cuidarme un poco. Suena que me trato a mí mismo como una novia caprichosa y fastidiosa, pero puede que sea un poco así. No sé si decir "humor", pero sí algún guiño irónico y ridículo muchas veces sirve para pivotear dentro de la narración y al mismo tiempo me entretiene un poco. No sé si soy una persona "graciosa", tampoco me interesa serlo. Pero hay que reconocer que el buen humor es signo de inteligencia y que los buenos libros siempre tienen sus medidas dosis de humor.

Publicidad

Siguiendo con Suggar blueberry, suggar blueberry está también la cuestión provinciana. ¿Qué lectura hacés de ver el rebote que tiene entre el público de Buenos Aires y el resto del país los textos de Lamberti, Falco, Natale, entre otros? ¿Qué rasgos común ves en sus literaturas que los hizo trascender al círculo de sus respectivas provincias y qué los emparenta con tu escritura?
 

La escuela cordobesa de la escritura. Que es eso, es básicamente una formación escolar (en mi caso) y universitaria en la mayoría de los demás, que es jesuita. Una pedagogía de la dureza y el sacrificio sumado a los ingredientes clásicos y provincianos del paisaje rural. Creo que es simplemente eso. Eso quizás sea lo que nos unifica un poco a todos desde lo estético. Ahora, si querés una mirada más histórica, yo creo que que la novedad siempre viene de la provincia, de la periferia. Casi nunca sale de capital o de la metrópoli. Podemos hablar de literatura y la importancia que tiene y tuvo en los giros históricos la zona del litoral: Juanele, Saer, hasta Fontanarrosa si querés. También podemos hablar de deportes: Messi, o Ginobili. Y hasta si querés de política: Néstor Kirchner, Carlos Menem. Los movimientos, las personalidades que generan cambios en la forma de ver y pensar, suelen venir de la periferia. Y sí, claro, esto es una defensa del provincialismo.

 

Como provinciano no voy a refutar tu defensa y con respecto a lo que la novedad viene de la periferia estoy de acuerdo. Por ahí pensaba que los espacios de legitimación, que son los medios de comunicación capitalinos, antes de la aparición de tu camada eran de más difícil acceso y ahora ese panorama ha mutado un poco. Tal vez por la decadencia del diario papel junto la proliferación de revistas virtuales y ferias itinerantes por todo el país. Es como que se respira un aire más federal. Como que los medios están reacomodándose y están apareciendo otros modos de circulación y difusión...

Puede ser. Yo no creo que existe al federalismo de ningún modo. Ni económico, ni cultural, ni nada. Por eso es que abandoné Córdoba y me vine a vivir a CABA. De hecho viví un tiempo en Lobos, provincia de Buenos Aires, que está a 100km de CABA y ni siquiera hay federalismo ahí. Lobos no tiene trenes a CABA o tiene, sí, pero solo 3 al día y demora, con suerte, 4hs. Estaría buenísimo poder vivir en una cabaña en las sierras chicas y tener un obra que circule por las grandes capitales. Pero la principal barrera es el territorio extenso de nuestro país. Y luego nuestra calidad de país tercermundista y por último nuestra centralidad económica en CABA y PBA.


En La Construcción, una ficción ambientada en las islas del Atlántico sur, la sensación que me quedó fue que creaste un ecosistema que contrarrestara toda idea o lugar común esperable por el lector... Aunque cuando la terminé de leer me quedé pensando si todo eso no podía leerse desde el flash de agonía y alucinación de un combatiente o la resaca existencial de un ermitaño isleño... Tanto ahí como en Can Solar, donde el elemento paranormal irrumpe para dislocar la aparente monotonía de esos parajes rurales,es como si tus tramas se construyeran para ir en contra de lo esperable...
 

No sé si llamar paranormal, es más bien todo lo que nos pasa al vivir en un país tercermundista. La crítica llamó "realismo mágico" a ese mundo caribeño donde hace calor y pasan cosas raras de Márquez, Vargas Llosa o Ribeyro. Pero en realidad se trata de los destinos trágicos del tercermundo. Cuando Susana Giménez se separa de Monzón, interrumpe una filmación en Francia con él y Alain Delon y se vuelve a la Argentina. En el aeropuerto la aborda un periodista y le pregunta por su eventual separación. Susana le responde: "No es una lucha contra un hombre, es una lucha con un destino". Y Monzón, el boxeador que se retiró campeón y era millonario, terminó con un destino trágico. El años pasado se mató Braian Toledo en una loma de burro de provincia. Un pibe que en unos meses tenía que ir a competir a Tokio representando a su país (no pudo saber que el mundo quedaría paralizado con una pandemia). Hay un destino trágico en las personas que viven en estos países. Pienso en el padre de María Cash que se mató en la ruta siguiendo una pista de su hija secuestrada. Algo que, más que los políticos, la democracia debería asumir, es que el ascenso social no nos saca del destino trágico de nuestro orígenes. Creo que eso es el realismo mágico, ese mundo fantástico y delirante de la tragedia ridícula, impensada, sorpresiva. Y un poco eso es lo que pasa en mis textos. Mostrar un poco ese mundo que nos compone. Pero también, y a eso lo dije varias veces, hay una fuerte influencia en personas de mi edad que son Los Simpsons. Porque si se ponen a ver las primeras 10, 15 temporadas, van a ver que las tramas son prácticamente aireanas. El capítulo comienza con un nudo que nunca se resuelve porque cuando parece que se va a resolver, aparece otro nudo más y luego otro, y es un encadenamiento de nudos donde todo lo que lógicamente debería pasar, al final no sucede. Y bueno, eso es la vida. Homero saltando el acantilado en un skate pensando que va a llegar, gritando "soy el rey del mundo" y finalmente cayendo al vacío dos veces.

Publicidad

Publicidad

En Jellyfish, texto que puede leerse como un manual de procedimiento del Misontropol o una gran pregunta acerca de en qué estadios nos encontramos con respecto al debate del aborto ¿Cómo compusiste la voz de una adolescente de 19 años que decide interrumpir un embarazo?¿Qué riesgos te animaste a correr en el tratamiento de un tema tan vigente y controversial? ¿Crees que al ser un hombre la distancia que te separa de la experiencia del tema a tratar te juega a favor o en contra?

Bueno, Jellyfish fue una experiencia un poco extraña. Yo llevé a una multinacional un libro que leía la época y la editorial medio que no supo cómo manejar eso. Entonces se le puso un subtítulo "diario de un aborto" y una tapa verde. Y ahí, el pacto de lectura, se complejizó. Nadie quiere leer un libro de un uruguayo (o peruano o chileno o colombiano) explicando nuestro país. Creo que eso es lo que generó Jellyfish desde el marketing del libro y se produjo la respuesta natural de época, que fue "cancelarlo". Eso en relación a lo que podríamos decir, publicación; en relación al texto, yo me senté a escribir ficción con un tema que nadie estaba abordando. Me senté a trabajar una voz hasta que la encontré, me junté con varias mujeres y les hice entrevistas y creo que el resultado es una ficción seria y profesional. Si lográs saltar la barrera de la tapa y entrás sin prejuicios a la trama y a la mente del personaje, vas a disfrutar una historia y hasta quizás te saques un montón de dudas para entender de qué hablamos cuando hablamos de aborto en Argentina.


Como mencioné arriba de alguna manera en cada uno de tus libros, ya sea por procedimiento o la elección de un tópico determinad,o siempre se introduce algo novedoso. Algo que aporta y se aparta de lo convencional. ¿Podés reconocer en otros autores esos intentos?

 

Lo veo en Lars Von Trier y su carrera hacia la cinematografía total, por ejemplo. Lo veo también en la obra de Marcelo Pombo o en lo que supo ser Babasónicos hasta Infame. En autores no lo veo mucho. El escritor es más conservador. Todos a fin de cuentas escribimos una y otra vez el mismo libro.

Sos, si se quiere, un poco hijo del blog. Un soporte ya obsoleto. ¿Cómo lees este estado de hiperconectividad que proponen las nuevas plataformas o redes sociales? ¿Crees que pueden ayudar como en su momento ayudó el blog a visibilizar y revitalizar los modos de circulación de la literatura o son una suerte de espejismos?

La literatura ya casi que no está en los textos. Veo más literatura en los filtros que hay en instagram que en medium, que es la plataforma por excelencia para escribir y mostrar lo que uno escribe. Yo estoy cada vez más cerca de las artes visuales que de la escritura, hablo de consumos y también de tiempo. Le dedico más tiempo las artes visuales que a la literatura. Ya sea leyendo o produciendo. Y lo que quiero decir que es que, como autor, no veo ya mucha seducción en leer ficción o poesía. Como productor de eventos o gestor, tengo un capital que me dieron los años y que me permite hacer curadurías que proponen una mirada particular y a la vez tengo una antena, un radar con que puedo ver qué cosas son interesantes, pero para la gestión, no como influencia o referencia para mi obra. Para mi obra leo gauchezca o texto coloniales o expediciones a la Antártida.
 

¿Sería posible un libro como la Escolástica en este contexto político? ¿Qué tipo de libros que esperás leer o escribir pensás que requiere esta coyuntura?
 

Es interesante la pregunta. Con el macrismo yo creo que escribí una EPI, que es Europa. Con esta vuelta al peronismo creo que no hay otra política que la que imparte la pandemia. Y acabo de terminar un libro de cuentos sobre una Argentina que ya no tiene más provincias sin zonas de infectados y no infectados y donde los vuelos son prohibidos y existe un mercado de aerolíneas clandestinas para contrabandear objetos de deseo que siempre están en las zonas infectadas.
 

¿Hablamos de Europa o es demasiado?
 

Europa es un libro de ensayos donde trato de poner todas las ideas que dan vueltas por mi cabeza. Desde el macrismo (que es algo que todavía no lo puedo entender bien) hasta la longevidad, la conquista espacial, los autistas, el arte útil, la curaduría, la gestión, el marketing y qué sé yo cuánta cosa más. Es como una especie de hoja de ruta de mis cuadernos de investigación para los libros que escribo. Almodóvar había editado un CD con los tracks que escuchaba mientras escribía el libro de Todo sobre mi madre, creo, quizás sea de otra peli. Bueno, Europa es algo así, pero no tan ladri. Es un libro. Es decir, me tomé el trabajo de poner los dedos en el teclado y después darle un orden a las ideas hasta que tome la forma de un libro.
 

Además de ser escritor y periodista sos gestor cultural. Hace poquitos días terminó la primera edición del Festival de Poesía del Riachuelo. ¿Cómo es hacerse fuerte en la autogestión y darle vida a una propuesta que se vió tuvo muy buena recepción entre público y participantes? ¿Qué idea tienen para futuras ediciones?
 

Bueno. Mi idea con el FPR es que sea un festival de la ciudad que crezca hasta ser como el de folklore de Cosquín. Es ambicioso, pero quiero ser ambicioso con esto. Hacer estos proyectos que involucran una idea política de la gestión y un ejercicio consciente de la curaduría, muchas veces es más satisfactorio que publicar un libro. Porque ves ahí a la gente en vivo teniendo sus miradas, sus participaciones y sus conexiones. Uno escribe libros para hacer pensar a la gente y a veces, con esa premisa, la gestión cultural propone un circuito más amplio y efectivo. El FPR es un proyecto para recuperar la navegación del Riachuelo y toda la cultura que emana de él.


¿Y en este contexto el festival puede volver a realizarse? Hay que esperar o tenés pensadas algunas alternativas dentro de esta nueva normalidad?

Bueno. Justamente por este contexto es decidimos lanzar desde el FPR al concurso de poesía del Riachuelo y en paralelo al concurso de foto ensayo del Riachuelo. Pensamos que es un momento para reflexionar y pensar nuestro territorio, nuestra zona. Promoviendo relatos, historias que surjan del Riachuelo es como vamos a volver a recuperarlo, a sentirlo nuestro y, ojalá, a volver a navegarlo. En las redes del festival se pueden ver las bases y condiciones. Nos gustaría dar un premio más grande pero lamentablemente no conseguimos sponsors (o no fuimos lo suficientemente vendedores) pero vamos a dar como premio una publicación que incluirá a ambos ganadores y ACUMAR nos dio un viaje en lancha para los ganadores y también la posibilidad de presentar la publicación en el transbordador Nicolás Avellaneda. Que no es poco. Sería injusto si no nombre al jurado porque la verdad que es un lujo y son todos especialistas ya sea desde la literatura o el arte o diseño en la cultura ribereña del Riachuelo. En poesía: Flavia Soldano, Charly Gradín y yo (como representante del FPR) y en foto ensayo Gian Paolo Minelli, Charly Herrera y Sofía Mele, tres artistas muy comprometidos con el barrio de La Boca.


Además de ser un sobreviviente del campo de batalla cultural sos D. Contame un poco sobre esa experiencia y si refractan de alguna manera en algunas actividades relacionadas a la escritura.

Bueno, hace poco me entraron a robar a casa y se llevaron todos mis equipos. Lo tomé como una señal para alejarme un poco de las pistas de baile. Ser Dj tiene que mucho del manejo de la narrativa del tiempo, como escribir. De todos modos hay algunos proyectos y seguramente pronto vuelva con el Riachuelo que es el tema que más me convoca en esta época. hacer baila a la gente es también hacerla pensar. Y, como te decía más arriba, la diferencia con escribir un libro, es que todo es más inmediato. Ver el resultado en vivo.

 

¿Qué banda de sonido le pondrías a esta nota?

A propósito de que me robaron todos los equipos el año pasado, se llevaron el soundsystem con el que escuchaba algunas canciones. Hace unos días pude comprarme otros soundsystem. Un Aiwa japonés de los 90, le decía a mi compañera que solo lo quiero para escuchar Backer street de Rafferty y cerrar los ojos en el solo de saxo.

SOBRE EL FESTIVAL DE POESÍA DEL RIACHUELO

El Festival de poesía del Riachuelo se propone revalorizar la cuenca Matanza-Riachuelo como fuente de relatos e historias que forman parte del patrimonio histórico de la Ciudad de Buenos Aires. Ciudad que, junto a sus habitantes, miró hacia el centro y descuidó la vida de las riberas, las costas del río y el Riachuelo; a la vez que en el trazado de su proyecto metropolitano, entubó a su paso ríos y arroyos. Es por eso que en el mes de febrero, durante su primera edición, convocamos a escritores y poetas que tuvieran

producciones cuyo eje fuera el Riachuelo, La Boca, la costa y el mundo ribereño en general; así como también convocamos a  eferentes de la zona para realizar algunos workshops de formación en torno a la misma temática. Nuestro deseo es que el Festival de poesía del Riachuelo sea una excusa para volver a navegar y habitar las costas. También esperamos año tras año avanzar en el territorio, la convocatoria y las comunas, municipios y partidos que componen la cuenca Matanza-Riachuelo. Estamos trabajando para la segunda edición del Festival de poesía del Riachuelo a realizarse en el mes de febrero del 2021.

CONCURSO

 

Estamos atravesando un momento único e intenso con la pandemia más mediatizada de la historia, que nos

encuentra recluidos y confinados a la reflexión. Pero no solo a la reflexión especulativa con respecto hacia dónde se está escabullendo el capital en la era de la post pandemia, también reflexionamos sobre nuestro entorno y notamos que la ausencia de actividad industrial le devolvió al Riachuelo un aura de vida natural que hacía años que no tenía. Y también vemos, desde luego, los grandes problemas sanitarios, económicos y sociales que padecen las zonas orilleras. Por ser éste un momento ideal para el pensamiento sobre nuestro territorio y porque insistimos con la construcción de relatos en torno al Riachuelo como gesto y estrategia de apropiación y recuperación, es que decidimos lanzar, de modo conjunto, el primer Concurso de poesía del Riachuelo y el primer Concurso de Foto ensayo del Riachuelo, ambos organizados por el Festival de poesía del Riachuelo.

Publicidad

Publicidad

BASES Y CONDICIONES


 

1. Podrán participar del Primer concurso de poesía del Riachuelo residentes en Argentina que sean mayores de 18 años sin distinción de nacionalidad.

2. Los participantes solo pueden enviar una obra ya sea poema largo o poemario, debe estar escrita en español y debe enviarse en formato .doc al correo electrónico festivaldepoesiadelriachuelo@gmail.com con el asunto “Concurso de poesía”.

3. La obra debe ser inédita y su extensión como máximo de 5000 caracteres con espacios.

4. La obra debe hablar de un modo directo o alegórico sobre el Riachuelo y su vasta narrativa.

5. El plazo de admisión de las obras es del 8 de agosto hasta el 30 de septiembre del 2020.

6. Los participantes deberán adjuntar además, un archivo en formato .doc con la siguiente información: título de la obra, nombre y apellido del autor, DNI, nacionalidad, lugar de residencia y edad.

7. El jurado seleccionará a la obra ganadora y lo anunciará durante el mes de octubre mediante los canales de comunicación de Festival de Poesía del Riachuelo.