Al igual que con la mayoría de las cosas, mi vínculo con la fotografía es más bien intuitivo: no hubo plan ni formación. Pero desde hace algún tiempo es parte de mi trabajo cotidiano.

Sin llegar a ser una decisión, no suelo fotografiar personas: algo de los lugares vacíos me atrae.

Aunque parezca una obviedad, sacar fotos requiere compartir tiempo y espacio con lo fotografiado: poner el cuerpo; estar ahí. Algo de ese contacto, también, me mueve.

 

Lucio Dodero

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/2

Publicidad

Publicidad