SOZÉ

Anelise Freitas

Macondo ediciones

2018

 

Traducción:

Marcela Batista

LAS CHICAS

 

para Thalita Portela e Juliana Giese

 

hacían una arma

con la mano

y señalaban hacia la sien

(pero sin disparar)

 

mientras se reían

las manos descuidaban

las bocas tocaban

(pero sin disparar)

 

los dedos en forma

pero sin disparar

CUENTO SOBRE LA MEDUSA PROTEGIDA POR SAN BRAS

 

creamos serpientes en cautiverio

la de la cabeza azul, otra

roja y el cigarrero maluco

acuario diferente elección

 

creamos serpientes en cautiverio

para impedir que ellas nos piquen

con los dientes venenosos

que nosotros mismos imaginamos

 

creamos serpientes en cautiverio

para garantizar que cuando las pisemos en las cabezas

el paso del pie sea certero

aunque el cuerpo se finja completo

 

pisamos en las cabezas de las serpientes en cautiverio

para asegurar el fin de su veneno

y evitar que se arrastren hasta nuestros pies

pisamos en sus cabezas

 

las serpientes en cautiverio tienen cabeza dura

pero nuestros pies son fuertes

y después de pisar o zapatear sobre sus cabezas

vemos el veneno fluir

 

creamos serpientes en cautiverio

obedeciendo la ley de lo más débil

pero, parados, vemos aquella cabeza

y la pisamos

 

creamos serpientes en cautiverio

porque sabemos que ellas se arrastran

y al mínimo descuido pisamos en sus cabezas

que fluye veneno sin efecto

 

creamos serpientes en cautiverio

porque ellas se arrastran por el suelo y

su veneno no da en nuestras venas

porque pisamos en sus cabezas

 

creamos serpientes en cautiverio

porque somos medusas

no nos arrastramos por el suelo

y nadie pisa en nuestras cabezas

 

creamos serpientes en cautiverio

serpientes verdaderas y el paraíso

o la anomalía y mi

cuello y la cabeza que no cae

 

creamos serpientes en cautiverio

en sus cabezas porque

creamos serpientes y ellas nos pican

y pisamos en sus cabezas

 

creamos serpientes en cautiverio

y su cuerpo es cola y parada

y su cabeza en la altura de nuestros ojos

y las manos agarran sus cabezas

 

mientras su sangre y veneno no significan nada

Publicidad

Publicidad